Asset 2

Burritos sanadores: conoce la asnoterapia

En el mundo, suele ser más conocida la equinoterapia (terapia con caballos), pero al parecer los burros son seres tremendamente sanadores, sobre todo a nivel emocional. Estos seres son muy empáticos y tranquilos, y ello hace que la conexión con ellos se de casi inmediata. Por ello, desde hace años la asnoterapia ha ido posicionándose sobre todo por los beneficios emocionales que aporta: estudios comprueban que la relación con los burros mejora en las personas su capacidad de relación, genera un aumento de la autoestima, disminuyen el estrés y la ansiedad e incrementan la aceptación. 

Ahora con la llegada del Covid-19, en España empezó a tratarse al personal sanitario con esta alternativa. Miles de empleados del sector de salud, héroes silenciosos, cansados y con los nervios de punta, han recibido con la asnoterapia una vía para mejorar su estado emocional. También, esta historia ha recorrido el mundo y ha hecho que esta terapia alternativa atraiga mucha más interés. 

 

 

La asnoterapia suele hacerse en el campo, con paseos,  sesiones de abrazoterapia y el baño de burros (esta es la parte más divertida pues se trata de muchos burros reunidos al mismo tiempo y su comportamiento con el humano que va a bañarlos es realmente amable). Y aunque esta suele estar más orientada a personas con discapacidades físicas o mentales o a niños con dificultades motoras o con autismo, su aplicación en el personal sanitario ha probado enormes beneficios para las personas con niveles altísimos de estrés.

 

“Estos meses han sido duros para los que trabajamos en primera línea en los hospitales y otros centros sanitarios. Una terapia como esta permite desconectarte de todo lo que has vivido. Relaja mucho”, explica Cristina Mariño, administrativa del hospital Juan Ramón Jiménez de Huelva y una de las primeras en probar esta peculiar terapia en España.

 

 

En España la  asociación onubense El Burrito Feliz es la que está ayudando a los sanitarios a liberar el estrés, y nada menos que en el espléndido Parque Natural de Doñana (Andalucía), patrimonio de la humanidad.

 

¿Se te antoja? Parecen adorables…

 

Contáctanos