Asset 2

Avistan a uno de los mamíferos más extraños del mundo

Parece una mezcla entre ermitaño y un armadillo. Se trata de una animal rarísimo que ya había sido registrado a finales del siglo XXI en ilustraciones científicas.

Habita entre los Bosques secos del Gran Chaco de Argentina, Bolivia y Paraguay y recientemente fue visto en un hallazgo emocionante para la comunidad científica. Su nombre científico es Caliptophractus retusus, aunque se le conoce de distintas maneras, según el país en la cultura popular y entre algunos de sus nombres comunes están: pichiciego mayor, ‘culotapado’, tatujeikurajoyava o chaco boliviano.

Es uno de los armadillos más raros del mundo y es considerado un animal bastante esquivo.  Desde que fue descubierto en 1859 solo ha sido registrado su avistamiento en 12 ocasiones.

Y entre sus particularidades que le hacen extremadamente único es su tono rosa, como de la tierra de los lugares donde habita, y, además el que hace como un topo pues excava y vive debajo de la tierra pero además pareciera que nadara en ella.

 

También, hace un ruido que asemeja al llanto de un bebé, y por ello ha sido estigmatizado durante siglos por supersticiones que le asocian a la muere de bebés o a almas de bebés muertos.

Recientemente, en Bolivia pudo ser observado uno de estos ejemplares considerados entre los 10 mamíferos más difícil de ver en el mundo.

 

La historia

Todo comenzó cuando el agricultor Milton López Viruez encontró a un chaco cerca de su finca. Luego decidió llamar al biólogo Huáscar Bustillos y fue entonces cuando se confirmó el avistamiento del mismo.

Esto ocurrió en el Departamento de Santa Cruz, en Bolivia. Bustillos llamó a su vez a un equipo para investigar al chaco y en pocas horas el evento estaba confirmado: habían hallado a uno de los animales más extraños del mundo y gracias a ello podrá estudiarse de cerca por primera vez.

¿Qué tal su complexión?