Asset 2

7 beneficios de la jardinería para tu mente

Empecemos con que la luz solar y hacer ejercicio ayuda a liberar endorfinas. Y si arrancamos con este argumento, entonces la lógica nos puede ir llevando a considerar las decenas de beneficios que puede tener una actividad como la jardinería.

Si bien casi todas los oficios que implican el uso directo de las manos pueden tener efectos de atención plena, está comprobado que la jardinería es uno de los que más. Sus efectos en la salud física están comprobados, como el que ayuda a eliminar la osteoporosis, o el que disminuye la posibilidad de sufrir diabetes, pero esto es solo una parte del cómo esta actividad puede mejorar enormemente tu vida. 

Durante milenios este oficio, enormemente estético, pero también considerado como un valor que se propicia el bienestar en la vida, ha estado presente en prácticamente todas las culturas del mundo. No es casualidad, sus beneficios son palpables a solo unos pocos segundos de empezar a practicarlo y actualmente existen terapias de salud integrales basadas en sus beneficios, como la ‘terapia hortícola’, implementada en hospitales del mundo tanto para la salud mental o física de los pacientes.

 

Enlistamos algunos de los efectos benéficos para tu psique a raíz de hacer esta milenaria actividad, la jardinería:

 

  • Ayuda a eliminar las tensiones diarias: la generación de endorfinas (la hormona del placer y el bienestar), de serotonina (la hormona de la felicidad), y de dopamina (la hormona de la recompensa), simplemente hacen que se te olviden los problemas. Hacer jardinería propicia que tu mente haga una especie de ‘receteo’, así que es muy positivo pues, así, puedes abordar los problemas desde una perspectiva mucho más fresca.

 

 

  • Disminuye el estrés y la ansiedad: otro de los efectos de la jardinería es la disminución del cortisol, la terrible hormona del estrés, quizá  uno de los enemigos más acérrimos de nuestra época.

 

 

  • Es antidepresivo: las terapias hortícolas son cada vez más populares. La depresión es una enfermedad que puede quitarnos la voluntad, y en este sentido, hacer jardinería periódicamente no solo genera una sensación de bienestar inmediata, sino que hace que veamos resultados, que nos maravillemos con la naturaleza, y esto es un gran aliciente para ir recobrando el gusto por la vida, y qué mejor que desde lo más básico de la vida misma: la tierra. Está comprobado que esta actividad aumenta el optimismo, la fortaleza y el entusiasmo por la vida.

 

  • Mejora la salud del cerebro: tan es así, que a menudo es utilizada como terapia para personas que sufren demencia.  Además, como promueve un mejor descanso, la jardinería es muy buena para un cerebro sano y para la regeneración neuronal.

 

 

  • Promueve la atención plena: como sabrás, la atención plena es uno de los estados más óptimos para el ser humano. En estos momentos, la mente está completamente enfocada y deja de emitir juicios, preocupaciones, etc. Además, la atención plena, curiosamente, promueve otras facultades como el aprendizaje y una mejor memoria.

 

 

  • Previene el Alzheimer: está comprobado que los adultos que tienen entre 60 y 70 años y practican la jardinería de forma habitual, tienen entre 30 % y 45 % menos de riesgo de sufrir de demencia en años posteriores.

 

  • Es un método de meditación activa: de esta manera, promueve muchos de los beneficios de la meditación como un mejor sistema inmune, mayor felicidad y una mejor concentración.