Asset 2

Aplausos: el bisonte europeo se recupera

Una buena noticia alegra al mundo. Las poblaciones silvestres de bisonte europeo (Bison bonasus) han crecido de alrededor de 1.800 individuos en 2003 a más de 6.200 en 2019, y gracias a ello esta especie ha pasado de la clasificación de especie de ‘vulnerable’ a ‘casi amenazada’,  según la última actualización de la Lista Roja de la Unión Internacional.

El bisonte europeo sobrevivía solo en cautiverio a principios del siglo XX y fue reintroducido en la naturaleza en la década de 1950. Hoy, las subpoblaciones más grandes se encuentran en Polonia, Bielorrusia y Rusia. Actualmente hay 47 rebaños de bisontes europeos en libertad. 

 “Las recuperaciones del bisonte europeo y de otras veinticinco especies documentadas en la actualización de la Lista Roja de la UICN demuestran el poder de la conservación. Sin embargo, la creciente lista de especies extintas es un claro recordatorio de que los esfuerzos de conservación deben expandirse de manera urgente. Para hacer frente a amenazas globales como la pesca insostenible, el desbroce de tierras para la agricultura y las especies invasoras, la conservación debe ocurrir en todo el mundo e incorporarse a todos los sectores de la economía”, afirma Bruno Oberle, director general de la UICN, para el diario econoticias.com

Para Jane Smart, directora mundial del Grupo de Conservación de la Biodiversidad de la UICN: “Los éxitos de conservación presentes en la actualización de hoy de la Lista Roja proporcionan una prueba tangible de que el mundo puede establecer y cumplir ambiciosos objetivos de biodiversidad. También destacan la necesidad de compromisos reales y mensurables a la hora de formular e implementar el marco mundial de biodiversidad post-2020”.

 

 

El siguiente paso 

 

“Históricamente, los bisontes europeos fueron reintroducidos principalmente en hábitats forestales, donde no encuentran suficiente comida en invierno. Sin embargo, cuando se desplazan del bosque a áreas agrícolas, a menudo se encuentran en conflicto con las personas. Para reducir el riesgo de conflictos y la dependencia de los bisontes de la alimentación suplementaria, será importante crear áreas protegidas que incluyan prados abiertos para pastar”, asegura Rafał Kowalczyk, coautor de la nueva evaluación y miembro del Grupo de Especialistas en Bisontes de la CSE-UICN.

 

Una gran noticia, aún con todo el esfuerzo que queda por delante. =)

Contáctanos