Asset 2

Increíble: clonan a un hurón que murió hace 30 años

Esta noticia podría ser el parteaguas para la recuperación de especies en extinción. El 10 de diciembre del año pasado, investigadores que buscan aumentar la población del hurón de patas negras lograron que naciera Elizabeth Ann, creada a partir de las células congeladas de otro miembro de su especie, llamado Willa, que murió hace 30 años. Su nacimiento mara la primera clonación de una especie nativa en peligro de extinción de Estados Unidos.

Esta gran noticia corrió rápidamente y el  Servicio de Pesca y Vida Silvestre estadounidense publicó varias imágenes y un video del hurón en Twitter el pasado mes de febrero, que muestran al animal clonado a los 48 días de edad, al hurón con su madre sustituta y al clon comiendo su primer perrito de las praderas.

Según los investigadores, los esfuerzos se centraron en utilizar la clonación para introducir más diversidad genética en la especie y ayudar a construir “barreras de resistencia a las enfermedades”.

Y antes de este logro, todos los hurones de patas negras, los cuales formaban parte de un programa de cría en cautiverio, descendían de siete individuos, lo que planteaba “desafíos genéticos”.

Willa no será liberada a la naturaleza, para mantenerla bajo estudio y cuidados especiales, pero su presencia supone un nuevo horizonte en la preservación de esta especie que es oriunda de las Grandes Llanuras de América del Norte.

Todo este experimento pudo hacerse gracias a que El Departamento de Caza y Pesca de Wyoming conservó los genes de Willa y sus muestras de tejido se transfirieron al zoológico congelado de San Diego Zoo Global, en 1988. Y según reporta la revista Newsweekm, “Un estudio genómico reciente sugirió que el genoma de Willa contenía tres veces más variaciones únicas que la población viva”, de acuerdo con la información difundida por el Servicio de Pesca y Vida Silvestre”.

Lo anterior, para nosotros los ciudadanos comunes, significa que si Elizabeth Ann se aparea y se reproduce con éxito, podría proporcionar una diversidad genética única a la especie, lo que ayudaría con los esfuerzos de conservación.

Sin dudas, una gran noticia, la cual podría ser una nueva esperanza en los esfuerzos de conservación de miles de especies en peligro de extinción.