Asset 2

Conoce los robots blandos inspirados en la naturaleza

Nuestra gran maestra siempre ha sido la naturaleza. De observarla nacieron las ciencias, y también las grandes preguntas filosóficas. Ha sido nuestra inspiración para crear los objetos que siguieron la lógica física que ella utiliza; seguimos imitándola, siempre perfecta es nuestro principal ejemplo de efectividad, eficacia, belleza…

Y hoy que el mundo de la robótica va a formar cada vez más parte activa de nuestras vidas, sus creadores están volteando a ver a la naturaleza para poder hacer de esta rama una mucho más orgánica, mucho más humana.

 

Lo blando como inspiración desde la naturaleza

 

Como quizá lo habrás notado, casi todos los elementos en los robots, son partes duras, pero ello es muy ajeno a casi todo lo vivo en la naturaleza. Los materiales de nuestra madre naturaleza son blandos, cálidos, de movimientos suaves. Y por ello, por ejemplo, las prótesis están siendo cada vez más blandas, en un intento por acercarnos a las formas vivas de la misma naturaleza. 

“Si observamos la naturaleza, descubriremos que la mayoría de los seres y elementos que la forman son blandos, todo lo contrario a lo que sucede con la robótica tradicional, que es eminentemente rígida. Éste es el nuevo paradigma que tenemos que abrazar: el de la robótica blanda”, cuenta Concepción A. Monje, Investigadora del Robotics Lab , Universidad Carlos III para el medio The Conversation.

Entre algunos de los beneficios de estos robots de partes blandas, es que se hace posible el desarrollo de nuevas prótesis avanzadas mucho más similares a las partes humanas que reemplazan, generando movimientos más orgánicos, e incluso hoy hay prótesis de manos, por ejemplo, que son cada vez más similares a las reales. 

Hoy, gracias a estas adecuaciones inspiradas en la naturaleza, los robots con cuerpo y sistemas sensoriales y de actuación blandos pueden adaptarse mejor al entorno y ejecutar sus tareas de manera más adaptativa.

 

“Son fascinantes las aplicaciones de este tipo de robótica que están revolucionando nuestro mundo”, reitera Monje.

Y hay otro rubro en el que la robótica blanda va a repercutir positivamente: en el mundo de las emociones. Resulta que este tipo de materiales emulan mucho más al lenguaje corporal de los humanos, y de esta manera, las personas podrán ‘conectar’ mucho más con estos robots que de algún modo van a ir convirtiéndose, incluso, en un tipo de compañía.