Asset 2

¿Conoces la flora y la fauna del Bosque de Chapultepec?

Visible inmediatamente desde el aire cuando se llega en avión o desde los edificios altos de la zona, alguna vez Chapultepec fue un islote que sobresalía desde un enorme lago; es un importante punto de referencia por ser como única elevación importante dentro del Valle.

La primera sección del Bosque está cercada por rejas verdes que datan del porfiriato, pero traspasa estos límites: cruza Reforma y Molino del Rey. La superficie inicial donada en 1530, era mayor, incluyó parte de Tacubaya y San Miguel. La segunda y tercera sección se extienden hasta el panteón de Dolores, cruzan el Periférico y amplían su superficie: Chapultepec constituye casi la mitad de las áreas verdes del área metropolitana a pesar de que los manantiales ya no brotan. Visitamos Chapultepec como una joya natural pero se trata de un espacio artificial; el lago y el bosque fueron hechos por el hombre, planeados como parque público a través de la historia, pero a pesar de ser artificiales, la ciudad no podría sobrevivir sin ellos.

Los Ahuehuetes son la especie vegetal más famosa de Chapultepec. El Sargento o Centinela, apodado así por los cadetes del Colegio Militar, no está vivo; es un monumento vegetal que muestra la grandiosidad de estos árboles, considerados sagrados por los antiguos indígenas. Mide quince metros de alto, 40 de circunferencia y vivió 500 años (como el Árbol de la Noche Triste o el del Tule que tiene casi dos mil años). El Tlatoani, otro Ahuehuete, tiene más o menos 700 años y es el habitante más antiguo del Bosque.

Además de ahuehuetes —que ahora son mucho menos debido a una epidemia—en Chapultepec hay 42 especies vegetales más: fresnos y truenos —que son más de la mitad de todos los que crecen allí—, cedros, sequoias, álamos, palmeras, ailes, pinos, gingkos , sicomoro, liquidámbar.

El Jardín Botánico — incluido ahora en el Jardín de la Tercera Edad, está cubierto con una estructura de fierro y vidrio y resguarda una colección de flores de ornato, suculentas, orquídeas y cactáceas. En el zoológico también hay una isla de cactáceas.

A pesar de ser el área verde más importante y grande dentro de la capital, no opera con su máxima eficacia; la reforestación, a lo largo de los años, ha sido caótica y hoy resulta demasiado densa. Plagas, muerte y competencia afectan la vida de casi todos los seres vivos de Chapultepec —en eso se parece a los habitantes de la ciudad.

El Plan Maestro ha clareado la Primera Sección del Bosque, para que su función como saneadora y oxigenadora del aire se cumpla con más eficiencia. Para ello se han retirado árboles y ramas muertos, se han eliminado los árboles más débiles y el bosque de ahora, aunque menos espeso, será más sano. El paso de luz y agua al suelo permitirá la propagación de otras plantas y flores, donde se criarán insectos benéficos que controlarán algunas plagas. Una tercera parte de los árboles, completamente sana, quedó sin tocarse, sólo se puso abono en el suelo bajo la copa. En todo el bosque se decompactó y aireó el suelo.

También se realizó el saneamiento de lagos y fuentes. En estanques y lagos hay tres clases de peces: carpas, charales y mexalpiques, los dos últimos son endémicos. La oxigenación a través de una cascada y de fuentes flotantes y el desazolve del lago permitirán su reproducción.

Otra de las medidas propuestas es el control de plagas o de especies animales sobrepobladas. Estas medidas permitirán un equilibrio entre la flora y la fauna que beneficiarán a 51 especies de aves, mamíferos y peces. Palomas, patos, zanates que viven de los restos comestibles y los 175 metros cúbicos de basura que se producen cada semana; igual que ratas, ratones y ardillas serán reubicados o exterminados — son nocivos por su número y por su agresividad hacia otras especies; no se pretende eliminarlos del todo, sino reducirlos. Abundan sobre todo alrededor del Castillo y los lagos, donde hay más habitantes. Los patos serán reubicados. Se mandarán a albergues las docenas de perros abandonados por sus dueños, que deambulan en el Bosque, sobreviviendo también de la basura.