Asset 2

El ‘grolar’: una nueva especie de oso aparece por el deshielo

A los ‘grolar’ se les identificó por primera vez en Canadá, cerca del Noroeste del Ártico. Su pelaje es color crema, su cráneo es más alargado, las uñas alargadas y la espalda encorvada, todo ello les distinguen de los osos pardos. El cambio climático, y el deshielo que conlleva ha empujado la creación de esta nueva especie: un híbrido entre los osos polares, los cuales tienen que migrar a zonas más al sur, y los osos pardos (conocido como grizzly en inglés), los cuales viven en las tundras del norte nuestro planeta.

Este desplazamiento forzado, por la falta de comida y el deshielo, ha hecho que estas dos especies se encuentren, y se apareen, generando este nuevo oso, al cual los científicos le llaman ‘grolar’, un nombre que mezcla el del oso polar y el del tradicional ‘grizzly’. 

Se cree que esta nueva especie es más resistente a los cambios de temperatura y hoy se sabe que sus descendientes proliferan cada vez más. Al respecto de la aparición de esta especie, Larisa DeSantis, paleontóloga y profesora asociada de ciencias biológicas en Vanderbilt, de la Universidad de Tennessee, explica:

“Por lo general, los híbridos no se adaptan mejor a sus entornos que sus padres, pero existe la posibilidad de que estos híbridos puedan buscar una gama más amplia de fuentes de alimentos”. 

Otra de las ventajas del ‘grolar’ es que estos híbridos tienen los cráneos más alargados, y ello les permite agarrar presas más fácilmente en el mar.

Y aunque la naturaleza es sabia, es cierto que un fenómeno como este nos hace cuestionarnos el que, híbridos así sean resultado, no de una evolución natural, sino de una alteración humana del entorno cuyas consecuencias han llegado hasta este tipo de sucesos.

 

Fotos: Philippe Clement/Arterra/Universal Images Group via Getty Images