Asset 2

Indígenas podrían encabezar plan para salvar al planeta

“Si pretendes salvar solo a los insectos y los animales, pero no a los pueblos indígenas, estás frente a una gran contradicción”.

José Gregorio Díaz Mirabal, Presidente la Coordinadora de las Organizaciones Indígenas de la Cuenca Amazónica.

 

Lo han hecho durante siglos, y aún actualmente, los pueblos nativos protegen en su territorio cerca del 80% de la biodiversidad del planeta. Realmente como habitantes de este planeta, les debemos mucho.

Los pueblos indígenas vuelven a estar en el foco, y más allá de un folclore por parte del mundo occidental, o de una moda, la realidad es que estos pueblos originarios llaman nuestra atención por los hechos: muchos de ellos han cuidado la naturaleza, viven de ella, y lo hacen con un respeto místico,  además de que suelen concebirse como parte de la misma.

La clave de su éxito, según demuestran las investigaciones, es nunca extraer de más. La naturaleza es más saludable en las tierras que gestionan o poseen los pueblos indígenas, equivalentes a más de un cuarto de las tierras del planeta, según varios estudios científicos y como apunta un artículo de The New York Times.

Según el mismo artículo “En la actualidad existe consenso generalizado sobre la urgencia de revertir la pérdida de la biodiversidad, que no solo es importante para tener seguridad alimentaria y un clima estable, sino también es vital para reducir el riesgo de contagio de nuevas enfermedades de los animales silvestres, como el coronavirus”.

 

 

Y en este sentido, actualmente hay un movimiento llamado 30×30, encabezado por el Reino Unido, Costa Rica y Francia y se trata de un acuerdo que busca que se proteja el 30 por ciento de la tierra y el agua del planeta con el fin de que estos ecosistemas vírgenes regulen el clima y el equilibrio de nuestro mundo. Y la búsqueda de este acuerdo será parte de las negociaciones diplomáticas convocadas para este otoño en Kunming, China, durante la Conferencia sobre Biodiversidad de las Naciones Unidas. 

Hoy, una coalición de grupos indígenas y comunidades locales ha insistido en que el convenio proteja por lo menos a la mitad del planeta.

 

Cada vez son más los organismos, instituciones y científicos que reconocen el gran rol que han tenido los pueblos originarios en el cuidado del medio ambiente, y simplemente, sin su ayuda no será posible llevar a cabo este acuerdo del 30×30; en este sentido, los pueblos originarios son los aliados para salvar al planeta de la crisis climática, por excelencia.

 

Contáctanos