Asset 2

Las abejas ven los colores luminosos: te decimos cómo 

Cada vez nos sorprenden más las abejas. Les hemos fallado, como  humanidad y las hemos ido poniendo al borde de la extinción, y a su vez, emergen cada vez más estudios que nos hablan de lo maravillosamente complejas que son; de su enorme e imprescindible rol que tienen en la conservación de la biodiversidad  y en la generación de alimentos.

Tenemos que salvarlas, simplemente, pues salvarlas es salvarnos a nosotros mismos. Y hay nuevos datos que nos asombran más aún sobre ellas. Como seguro sabrás, cada especie de la naturaleza tiene acceso a una gama de colores distinta. En el caso de los humanos, nosotros percibimos una longitud de onda visual que oscila entre los 390 y 750 nanómetros (nm). En el caso de las abejas, sin embargo, es distinto: ellas perciben un rango menor con  unos 300 a 650 nm, más allá del espectro infrarrojo (esto significa que no acceden al color rojo).

 

A UVIVF (Ultraviolet Induced Visible Fluorescence) image of a Cactus flower

 

Pero, ¿Esto qué significa?

 

Lo que genera su espectro de visión es que puedan ver en ultravioleta, es decir, distinguir entre la luz y la sombra; ver con claridad en los límites y bordes suaves, y por ello percibir muchas sutilezas que para nosotros no existen en las flores. 

Se sabe que las abejas tienen fotorreceptores que les hacen ver colores lumínicos. Según información de National Geographic en español,  “los investigadores expusieron a las abejas a diferentes longitudes de onda, para determinar cuándo enviarían señales al cerebro. Todo apunta a que, efectivamente, las abejas están más allá del rojo”.

Así que las abejas pueden ver colores brillantes como se muestra  en las fotos.

¿Qué tal?

 

Contáctanos