Asset 2

El lado bueno del Covid: liberan a más de 70 elefantes en Tailandia por falta de turismo

El campamento se halla en Chiang Mai, en el norte de Tailandia, y ahí, elefantes Maesa han paseado a los turistas durante 44 años. Esto lo hacen a partir de pesadas sillas de madera atadas a sus espaldas para transportar a los grupos de turistas.

Pero, entre los efectos positivos de la pandemia, están, además de la disminución en las emisiones de carbono, el que, con suerte, se están generando reflexiones importantes sobre nuestra relación con la naturaleza. 

 

 

La falta de turismo, nuestra ausencia en los espacios naturales, además provocó el regreso de muchas especies a sus antiguos hábitats. Y una noticia que ha generado mucha alegría es la liberación de más de 70 elefantes de este campamento en Tailandia del que hablábamos anteriormente.

Esta liberación se dio por que el coronavirus COVID-19 ha diezmado el turismo y por el cierre forzado por orden del gobierno para el campamento de elefantes, junto con otros 28 tipos de negocios no esenciales orientados a turismo.

 

 

Esto significa que los propietarios tendrán que cuidar a los animales sin ningún ingreso de los clientes. ‘’El costo de cuidad a 78 elefantes y 300 empleados es muy alto y por ahora tenemos que asumir ese gasto sin ingresos de turistas’’, cuenta la directora del campamento, Anchalee Kalampichit, para Yahoo.

La compañía ahora cambiará su negocio para permitir que los elefantes deambulen libremente por los jardines y operen con un lugar para que los visitantes observen a los animales, y los 78 elefantes nunca tendrán que volver a usarlos. 

 

 

Y ahora, aunque regrese el turismo, no volverán a operar como antes. “No estamos planeando volver a colocar los soportes de los asientos en los elefantes, incluso si podemos operar nuevamente. Queremos cambiar el estilo del lugar y encontrar formas más naturales para que el público pueda disfrutar de los elefantes. Daremos la bienvenida a los turistas para que disfruten aprendiendo sobre las formas de vida de los elefantes de forma natural en lugar de usarlos para entretener a los turistas’, dice  Kalampichit.

Contáctanos