Asset 2

Los murciélagos no tienen la culpa del COVID-19

Sabemos que el COVID-19 se originó en un mercado de Wuhan, China. Y sabemos también que algunos especialistas señalaron a los murciélagos como posibles portadores del virus. Sin embargo, esto no está comprobado.

La crisis ha producido, y esto también lo sabemos, una cantidad abrumadora de información que confunde. Y entre estas noticias y mensajes y cadenas virales se ha culpado directamente a los murciélagos provocando reacciones muy negativas para estos animalitos sorprendentes. En algunos puntos del planeta, se han hecho quemas e iniciado una suerte de casería como si fuera una persecución de brujas de la inquisición. Los murciélagos no sólo no tienen culpa alguna de la tragedia que vive el mundo entero, sino que son vitales para nuestra existencia. Te contamos porqué.

La mayoría de los murciélagos se alimentan de insectos, esto los convierte en un insecticida natural que ayuda a prevenir plagas y enfermedades como el dengue, pues se comen al mosquito que lo provoca.

Son grandes polinizadores y dispersadores de semillas, tan importantes, que cerca de 500 especies de flores dependen de ellos.

De acuerdo con expertos, aunque el COVID-19 tuviera su origen en los murciélagos, como muchos otros virus zoonóticos, es decir, que se originan en animales y tienen un potencial enorme para generar pandemias, después de ellos pasaron por otras especies que, desde luego, NO son responsables de la crisis provocada por la propagación del virus. Ha sido el humano, queramos aceptarlo o no, el que ha destruido los ecosistemas acercando la distancia que existe entre las ciudades y los animales salvajes.

La representante de Medio ambiente de la ONU, Inger Andersen, ha dicho que las constantes presiones de la humanidad sobre el mundo natural se traducen en consecuencias terribles para sí mismos. Dejemos, por nuestro bien,  de maltratar a los animales.