Asset 2

Morsa duerme en el Ártico y despierta en Irlanda

No es la primera vez que sucede, pero sí se trata de un fenómeno poco común. Este 14 de marzo, una morsa fue avistada en una playa Irlandesa por parte de una niña de solo 5 años. La chiquita encontró al animal llorando en la costa. Su padre, Alan Houlihan, señaló lo siguiente con respecto a su hallazgo a IrishCentral, un medio local de Valentia Island:

“Pensé que era una focal al principio, y luego vimos los colmillos, digo Houlihan. Como que saltó a las rocas. Era enorme. Tenía aproximadamente el tamaño de un toro o una vaca, bastante similar en tamaño; es grande, grande”. 

 

Se cree que con el calentamiento global este fenómeno será cada vez más recurrente, por el desprendimiento, cada vez más común, de icebergs.

Según señaló el biólogo Kevin Flannery a The Independent, es probable que el animal ni siquiera se diera cuenta de lo que estaba pasando:

“Yo diría que lo que sucedió es que se quedó dormido en un iceberg y se fue a la deriva, y luego fue demasiado lejos, en el Atlántico medio o en algún lugar así, posiblemente en Groenlandia […] Después de viajar miles de millas, es probable que la morsa esté exhausta y hambrienta”.

Hoy, la morsa deshidratada y exhausta, está bajo la supervisión del zoológico local.  Cuando recupere su condición física, podría ser reubicada a su hábitat natural.

 

Contáctanos