Asset 2

Por primera vez en 240 años, avistan al águila cola blanca en Inglaterra

Los animales tienen un radar para huir de nosotros. Y ojalá que este confinamiento nos sirva para profundizar en lo que nuestro estilo de vida causa a nuestro entorno. Nos enternecemos con las decenas de videos y fotos que circulan en internet sobre especies salvajes que merodean nuestros entornos urbanos, por ahora solitarios, pero el mensaje es más profundo.

Las imágenes tienen algo de poesía, pero también son melancólicas. Somos intrusos, nuestra especie no pertenece a ningún ecosistema en específico, nosotros hemos migrado desde que existimos, y hemos tomado las tierras, pero siempre lo hemos hecho con cierta alevosía. En realidad nuestras ciudades existen donde antes habían hogares de especies completas. Hemos llegado a invadir, muchas veces sin respetar ni un poco lo que antes existía. Pero la naturaleza es tan resiliente que apenas nos desaparecemos un par de semanas y nos da una bella ‘cachetada blanca’ como diciéndonos: solo tienen la impresión de ser la especie dominante, es una ilusión.

Otra de las imágenes que nos ha puesto a pensar y sentir cosas hermosas es la de un águila cola blanca que recorre algunos jardines en Inglaterra, una escena casi épica considerando que este momento no había vuelto a ocurrir desde 1780.

Este increíble evento se produjo gracias a un programa de reintroducción de esta especie en la isla de Wight. Y durante el confinamiento, los ratreadores han informado que 4 de las 6 aves están haciendo viajes largos, advirtiendo la ausencia de los humanos.

Algunos de los vuelos de estas águilas llega a ser de hasta 160 km y una de ellas, incluso, llegó hasta los 427 kilómetros. Otro de los nombres con el que se les conoce es con el de águilas marinas y son las aves rapaces más grandes de todo Reino Unido, pues llegan a medir hasta 2.5 metros.

La idea de este proyecto de reinserción es liberar al menos 6 águilas al año, en la naturaleza por su parte, se espera que se reproduzcan hasta el 2024. Los responsables del proyecto han pedido a la población que, de tener la suerte de avistar a estos seres, tomen registro y den aviso del suceso.