Asset 2

Si continúa la destrucción de la naturaleza, habrán peores pandemias

Durante siglos, los humanos hemos actuado con una idea de dominación de la naturaleza. Como si estuviéramos ‘por arriba de ella’ pero hemos vivido demasiado tiempo con la idea equivocada, y la realidad nos lo está haciendo ver.

Cada vez las ciencia comprueba más que todo está unido. La arena del desierto del Sahara poliniza el Amazonas y los ecosistemas funcionan como los órganos de un gran organismo vivo. La temperatura en la Tierra, está regulada por los ecosistemas que existen, y su destrucción genera un desequilibrio cuyas consecuencias ya comenzamos a ver.

Y más allá de la crisis climática, la pandemia actual ha levantado voces del mundo científico que advierten que esta es resultado de la destrucción de hábitats que permiten el flujo de virus con los que el humano no tenía contacto.

Científicos como Josef Settele, Sandra Díaz y Eduardo Brondizio, junto con el doctor Peter Daszak, recientemente publicaron un artículo en la Plataforma Intergubernamental Científico-normativa sobre Diversidad Biológica y Servicios de los Ecosistemas (IPBES, por sus siglas en inglés) que advierte de la lamentable relación entre el Covid19 y la destrucción que hemos provocado en la naturaleza:

“Hay una sola especie responsable de la pandemia de Covid-19: nosotros. Así como con las crisis climáticas y de biodiversidad, las pandemias recientes son consecuencia directa de la actividad humana, particularmente de nuestros sistemas financieros y económicos globales, basados en un paradigma que prioriza el crecimiento ecónomico a cualquier costo“.

Settele, Díaz, Brondizio y Daszak señalan que las acciones humanas han impactado más de tres cuartas partes de la superficie de la Tierra y destruido más del 85% de humedales, además del 75% del agua necesaria para la producción de agricultura y y ganado: y en su artículo agregan:

“Es muy probable que ocurran futuras pandemias, se transmitan con mayor velocidad, tengan un impacto económico mayor y maten a más personas si no somos extremadamente cuidadosos de los posibles impactos de las acciones que tomamos hoy (…) Podemos reconstruir y emerger de la crisis más fuertes y resilientes que nunca, pero hacerlo requiere tomar políticas y acciones que protejan a la naturaleza, de manera que esta nos proteja a nosotros”. 

Por otro lado, según Lee Hannah, un reconocido científico y directivo de la asociación sin fines de lucro Conservation International, la mejor manera de prevenir futuras pandemias, es cuidar de la naturaleza.

El motivo por el cuál la destrucción de la naturaleza nos enferma

Lo que sucede es que cuando un ecosistema es destruido, y más personas tienen contacto con formas de vida salvajes, se incrementa el riesgo de que virus nuevos pasen a sus organismos.  Datos alarmantes arrojan que casi la mitad de las nuevas enfermedades que han brincado de animales a humanos, (patógenos zoonóticos) pueden atribuirse a los cambios del uso de la tierra, la agricultura, la cacería, el tráfico ilegal de especies. Tal es el caso del SARS, Ébola, VIH, Lyme, MERS, dengue, y otras. Existen más de 10, 000 virus transmitidos por animales que pueden ser mortales para las personas.