Asset 2

Suecia cierra su última planta de carbón dos años antes de lo previsto

Estocolmo, la capital de Suecia, era casi totalmente dependiente de los fósiles hace 30-40 años. Pero en la última década, sobre todo, han ocurrido grandes cambios. Muchos países de Europa, entre ellos Suecia o Alemania, están comprobando que es posible hacer transformaciones radicales para acelerar el uso de energías limpias.

Y es que este abril, la compañía energética Sueca Estockholm Exergi cerró su última planta de carbón, solo unos días después de que hiciera lo mismo Austria. La planta de cogeneración  de carbón de carbón KVV6 se encontraba en  Värtaverket y había estado en funcionamiento y suministrado calor y electricidad a los habitantes de Estocolmo desde 1989. Ahora está cerrada: “Nuestro objetivo es que toda nuestra producción provenga de energías renovables o recicladas. Hoy sabemos que debemos dejar de usar todos los combustibles fósiles, por lo tanto, el carbón debe eliminarse gradualmente y lo hacemos dos años antes de lo previsto”, declaró Anders Egelrud, CEO de Stockholm Exergi.

Esta compañía ha hecho enormes cambios y ahora está alejándose de la dependencia del carbono y continuando el viaje hacia un sistema energético completamente basado en energías renovables y reciclada. No es cualquier cosa, el cierre de KVV6 significa que cesará todo uso planificado de carbón y, por lo tanto, las emisiones de CO2 de Stockholm Exergi se reducirán a la mitad. El CEO Anders Egelrud dijo: “Continuamos trabajando en la transición hacia soluciones climáticas neutrales, y también soluciones para crear emisiones negativas. Por aquí, los investigadores están de acuerdo: no solo necesitamos reducir nuestras emisiones a cero, sino que también debemos desarrollar técnicas para reducir específicamente el dióxido de carbono en la atmósfera”.

Ahora, hablamos de una tendencia irreversible: a Austria y Suecia le seguirán otros países de Europa en esta década, y otros lo harán, como es el caso de Alemania, más tarde, pero, la tendencia es imparable Francia espera cerrar su última instalación a carbón para 2022; Eslovaquia y Portugal, en 2023; el Reino Unido, en 2024 e Irlanda e Italia un año después. Otros, como Grecia, Países Bajos, Finlandia, Hungría y Dinamarca, también planean hacerlo antes de 2030.